NFT’s los nuevos jugadores del campo VOL.I6 min read

¿Qué es un NFT?

«Tokens No Fungibles» o cualquier cosa que tenga un valor, que yo poseo y no se gasta, pero vamos a desglosar el término brevemente:

  • Non: Negación
  • Fungible: Que se deteriora, gasta, o destruye una vez utilizado.
  • Token: Activo que representa «algo» (lo que sea)

 

Hay muchas formas de entender qué es un NFT, pero quizás el campo por el que podamos empezar a explicarlo mejor sea el artístico.

 

EL NFT TRANSFORMISTA: DE «GIRL WITH BALLOON» A «LOVE IS IN THE BIN»

Está claro que «algo vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por ello» y en el mundo del arte esta expresión se lleva en muchas ocasiones al máximo exponente. Veamos un ejemplo.

 

 

Banksy es un artista anónimo, que representa sus obras a modo de graffiti en tapias de medio mundo. Es difícil hacerse con un trozo a lo «muro de Berlín» aunque no imposible, pero es un gesto poco recomendable. El valor que pueden alcanzar sus obras es tan grande que cuando decide plasmarlas en lienzo, los coleccionistas se vuelven locos y una subasta con su firma puede dar la vuelta al mundo.

Es lo que ocurrió en 2018 cuando se anunció la venta de una de sus obras más famosas en lienzo. Imaginaros: por fin una obra de Banksy colgada en tu pared. Y no cualquiera, la más icónica, la «Niña con globo» de Londres: un NFT sin parangón.

Sin embargo el cierre de la venta tuvo un giro de guión inesperado: El golpe de martillo que puso fin a la subasta, dio paso a la ejecución de un sistema escondido en el doble fondo del marco que a modo de trituradora, destrozó parcialmente la obra bajo la mirada estupefaciente de todos los allí presentes.

 

 

«1 millón de euros a la basura» pensaron… pues bien lejos de llorar la dueña (coleccionista anónima que suscitó todo tipo de tramas conspiranoicas sobre el fatídico día) decidió que había comprado una obra que se estaba creando en ese momento. Ese millón de euros equivalía a comprar, no sólo los jirones de la obra, sino la expectación creada después de la subasta, en definitiva: adquirir una performance inesperada, un momento «intangible» que incrementó su valor inicial. Y como todo lo que giraba alrededor de ese momento tenía una persona que había pagado por ello, decidió cambiarle el título a la obra y ahora pasea «Love is in the Bin» con orgullo.

«Pero ya no es un cuadro» decían algunos «la obra está destruida» mascullaban otros. «¿Qué más da?» Sentenciaron los expertos en arte «sigue siendo un Banksy».

Y aquí reside el núcleo del asunto. Un NFT no importa si es digital o físico, si existe en el mundo real o en el plano astral. Lo que importa es lo que representa y quién es su dueño. Ese es su valor: es único, irrepetible y encima, puede ser tuyo.

 

 

U.S.A Y SU «TODO VALE, VALE TODO»

Entendiendo la parte anterior es más fácil comprender cómo se puede vender y poner precio a la autoría de cualquier cosa. Y dentro de esa definición caben desde performances artísticas hasta Hat Tricks sin que te estén colando innecesariamente un gol por la escuadra.

Mientras avanzamos en el terreno de juego europeo, los americanos, auténticos reyes del merchandising, llevan tiempo vendiendo NFT’S a través de la tecnología Blockchain.

 

 

NBA Top Shots permite coleccionar momentos estelares de baloncesto bajo el cebo «aduéñate de las partidas». Para que nos hagamos una idea, es como si coleccionaras los highlights de estrellas como Lebron James a través de cromos digitales. Como cualquier cromo, puedes añadirlo a tu álbum de colección o intercambiarlo por otro. La única diferencia es que vienen en formato digital y el «álbum» es la plataforma Blockchain en la que se acuñan esos momento únicos.

«Ya, pero antes has dicho que un NFT’S es único y el triple de Lebron James tiene 7 dueños… ¿no era único?»

Aquí viene otro punto que tiende a confundirse: un NFT es indivisible y único pero no significa que su valor sea acuñado de forma unitaria. Imaginad que sacamos una edición limitada de 1 cromo del «triple de Lebron James» lanzando 10 copias físicas en el mercado.

  • NFT: Es el valor, La edición limitada de 10 copias físicas de «El triple de Lebron James».
  • Token: Cada una de las copias que se distribuyen en forma de cromo, el cual lleva asociado un Smart Contract con la evidencia de la autoría. Eso es lo que permite que haya varios «poseedores» de una misma edición, pero si uno de ellos decide intercambiarlo por otro cromo más suculento, puede hacerlo sin necesidad de consensuarlo con los 9 coleccionistas restantes.

 

 

NFT COMO COLECCIÓN ¿PERO COMO INVERSIÓN?

Aunque un NFT es único e indivisible, sí se puede tokenizar un activo y por tanto un NFT puede tener varias participaciones. Este lío de marras se explica con la inteligente y arriesgada decisión que tomó el jugador Spencer Dinwiddie:

Un jugador de la NBA ha decidido ‘tokenizar’ su contrato para que se pueda invertir en su carrera (…) Dinwiddie ha desarrollado un token llamado SD8 (…) En total pondrá a disposición de los inversores 90 tokens por un valor de 150.000 dólares cada uno, los cuales no se podrán revender durante todo el primer año. Estas monedas digitales harán el papel de un bono. – Fuente Xakata.com –

 

 

Algo así como: «yo valgo mucho como jugador, pero la NBA dictamina que mi precio de mercado es menor, así que pongo a la venta bonos individuales que corresponden a lo que yo considero, es una parte del valor total de mi contrato» un medio-crowfounding a través de NFT a modo de contrato, Tokens y tecnología Blockchain con la promesa de devolver un 15% de interés aproximado. Como en el escaparate final ¿se acercará al precio justo? El tiempo lo dirá, aunque la lesión que sufre, no ayude mucho a la iniciativa.

Su planteamiento nos ha llevado a la conclusión de que la mejor forma de ver si vales en el mercado, es ver si invierten en ti. Y qué mejor que hacerte cómplice de mi éxito que vendiéndote una participación en él. Y si no, pues te vendo un cromo de la jugada, que se revalorice y mientras lo muestro con orgullo en mi álbum de colecciones.

El valor del NFT depende de ti, su precio no, salvo que sea tuyo y quieras desprenderte de él. Sin embargo, si le tienes mucho cariño ya se sabe que hay cosas que el dinero no puede comprar pero para todo lo demás…

Compartir este post

Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on telegram
Share on email

¿Quieres subscribirte a nuestra newsletter?

¿Quieres saber más?

Rellena el campo con tu mail y unos de nuestros expertos te contactará al momento proporcionándote información personalizada del producto para ver cómo responde a las necesidades de tu empresa.

Certifica tu archivo

Olvídate de largos trámites para certificar tu información, desde la plataforma Code Contract podrás hacerlo con tan sólo un click.

¿Tan Sencillo? Pues sí, así de simple. Pruébalo gratis, sólo te llevará unos segundos de gestión.

Rellena los campos obligatorios del formulario  y recibirás en tu correo el certificado con el enlace a tu evidencia digital en Blockchain, una prueba que por cierto, es única.

Utilizamos cookies para darte la mejor experiencia en nuestra web.

¿Quieres ver cómo funciona?

Solicita una demo

La mejor forma de ver cómo funciona un producto es probándolo.

Rellena el formulario para mandarte una muestra de nuestro software y ver cómo responde ante las necesidades de tu empresa.